PÉRDIDA AUDITIVA

Qué es y qué tipos de pérdidas auditivas existen

¿Qué es la pérdida auditiva?

La pérdida auditiva es una disminución en la capacidad auditiva producida por alteraciones a cualquier nivel del sistema auditivo.

perdida auditiva

Al usar este formulario aceptas el almacenamiento y gestión de tus datos por parte de esta web. Los utilizaremos para responder a tus requerimientos. Puedes darte de baja en cualquier momento
Puedes consultar las condiciones en Política de privacidad.

TIPOS DE PÉRDIDA AUDITIVA

Las pérdidas auditivas se pueden clasificar por varios parámetros. Uno de ellos las divide según qué parte del sistema auditivo es la que está afectada y es la que, por lo tanto, causa el problema.

Según esta clasificación encontramos las pérdidas auditivas de tipo conductivo, las de tipo perceptivo o neurosensorial, las pérdidas auditivas mixtas, las neuropatías auditivas y los transtornos en el procesamiento auditivo.

Pérdida auditiva conductiva

Los problemas que se originan en el oído externo y el oído medio, traen aparejadas las denominadas pérdidas auditivas de conducción, de transmisión o conductivas, debido a que la dificultad se encuentra en la transmisión o conducción del sonido desde el oído externo hacia el oído interno. Dichos problemas son muy variados, desde tapones de cera en el conducto auditivo hasta malformaciones en los huesecillos del oído medio, pasando por el mal funcionamiento de la trompa de Eustaquio y los distintos contenidos líquidos que generan las otitis.

Las pérdidas auditivas conductivas producen una disminución en la percepción de la intensidad de los sonidos, es decir, los sonidos se perciben menos intensos de lo que en realidad son. Podemos simularlo, en parte, tapándonos los conductos con los dedos.

Estas disminuciones pueden ser temporales o permanentes de acuerdo a su causa ya que en muchos casos pueden remediarse con medicamentos o cirugíasrelativamente sencillas.

El caso más extremo de pérdida conductiva puede producirse cuando existen malformaciones en el oído externo y/o medio conocidas como microtias.

Ejemplo de pérdida de tipo conductivo en oído derecho reflejada en un audiograma.

perdida auditiva conductiva

Pérdida auditiva neurosensorial

Cuando hablamos de pérdida auditiva neurosensorial o perceptiva (términos que se utilizan indistintamente) el problema se encuentra algo más hacia dentro, en el oído interno, que recordamos está formado por el caracol y los conductos semicirculares.

Ejemplo de pérdida de tipo neurosensorial en oído derecho reflejada en audiograma.

La característica de las pérdidas auditivas neurosensoriales es que en ellas, además de la disminución en la sensación de intensidad de los sonidos, también existe un deterioro en la claridad de los mismos. Los sonidos entonces se perciben distorsionados. Por ello aumentando la intensidad sonora solamente no se obtienen los mejores resultados. Es necesario además un tratamiento especial de los sonidos para su mejor percepción.

Los audífonos actuales poseen estrategias de procesamiento de la señal que en la mayoría de los casos permiten paliar algunos de estos problemas. Cuando el grado de pérdida auditiva es muy grande-ver más adelante- o el oído interno está muy dañado esta ayuda no es eficaz. En estos casos la opción es el implante coclear.

perdida auditiva neurosensorial

Neuropatía Auditiva

Cuando se diagnostica una neuropatía auditiva implica que existe una lesión a nivel nervioso en la vía auditiva. Esto provoca una desincronización en los impulsos que se envían a través del nervio auditivo. En estos casos la indicación de adaptación de audífonos dependerá de las respuestas del niño en las pruebas subjetivas-audiometría-.

Se ha observado que la utilización de sistemas de frecuencia modulada favorece al mejor procesamiento de la información auditiva y mejora la velocidad en las respuestas ante el estímulo sonoro. En determinados tipos de neuropatía auditiva y cuando la pérdida auditiva es funcionalmente importante, los implantes cocleares han demostrado ser beneficiosos.

Pérdida auditiva retrococlear

CEn ocasiones el daño se encuentra en el nervio auditivo propiamente dicho -por ejemplo una malformación o un tumor-. Este se encarga de llevar la información desde el oído interno hasta el cerebro. En este caso la pérdida auditiva se denomina neurosensorial retrococlear y los implantes cocleares no aportan beneficios. Actualmente se están realizando implantes de tronco cerebral con resultados limitados.

Pérdida auditiva mixta

En este caso están afectados tanto el oído externo y/o medio como el interno. A pesar de tener el mismo grado de pérdida auditiva que una de localización neurosensorial las implicaciones en la intervención audioprotésica son distintas.

Ejemplo de pérdida de tipo mixto en oído derecho reflejada en audiograma.

perdida auditiva mixta

Trastornos en el Procesamiento Auditivo Central

Si bien estos no implican una disminución en la agudeza auditiva consideramos importante hacer una descripción de dichos trastornos ya que se ha observado una alta incidencia en la población infantil.

Se denomina Trastornos o Alteraciones en el Procesamiento Auditivo Central (TPA) a los problemas que se producen a nivel central, es decir, cuando el cerebro tiene que analizar los sonidos que le llegan desde el oído. El procesamiento auditivo central comprende la discriminación auditiva, la localización del sonido, el reconocimiento auditivo, los aspectos temporales del sonido y la habilidad para procesar la información auditiva compleja (cuando existe ruido de fondo o la señal no es clara). Pero sobre todo implica el uso eficiente de la información auditiva para la comprensión del habla.

Los trastornos en el procesamiento auditivo pueden darse en niños con audición normal pero también pueden acompañar a una pérdida auditiva -conductiva,mixta o neurosensorial- afectando el desempeño de los niños a pesar de tener sus prótesis auditivas bien adaptadas.

En estos casos la utilización de sistemas de frecuencia modulada o de comunicación inalámbrica es de vital importancia.

perdida auditiva mixta

Configuración de la pérdida auditiva

La configuración o el perfil de la pérdida auditiva se refiere a cómo se ve afectada la audición en cada frecuencia y da una idea general de la curva o umbrales tonales del audiograma de su hijo. Por ejemplo una pérdida auditiva que sólo afecta las frecuencias agudas se puede describir como una pérdida de altas frecuencias. Esto indicaría que existe en general buena audición en las bajas frecuencias y que se ven afectadas las altas frecuencias. De ocurrir lo contrario hablaríamos de pérdida en las bajas frecuencias. Cuando las frecuencias graves y agudas se conservan y sólo se observa una pérdida en las frecuencias medias, se describe como una pérdida en forma de U. Cuando hablamos de pérdida plana, nos referimos a que la pérdida auditiva es similar para todas las frecuencias.

Otras descripciones que se asocian a la pérdida auditiva son:

Bilateral vs. Unilateral

Será bilateral si la pérdida afecta a ambos oídos y unilateral si afecta sólo a uno.

Simétrica vs. Asimétrica

La pérdida auditiva simétrica implica que la configuración y grado de la pérdida auditiva es igual en ambos oídos, mientras que la asimétrica se refiere a que estas características son diferentes para cada oído.

Fluctuante vs. Estable

Algunas pérdidas auditivas cambian, a veces mejorando, a veces empeorando. En los niños, generalmente, esto se relaciona con las otitis y demás problemas de oído medio. Las estables son las que permanecen igual a través del tiempo.

Progresiva vs. Súbita

La pérdida auditiva progresivaes aquella que empeora con el tiempo. Una pérdida súbita sobreviene de golpe, a veces como resultado de un traumatismo o un proceso bacteriano o viral.
Las consecuencias de cada tipo de pérdida tendrán distintas características y sus tratamientos también serán distintos.

Para conocer exactamente cuál es la localización de la pérdida auditiva de su hijo, es decir, dónde está el problema, como así también para evaluar otras características, es necesario aplicar una batería de pruebas para determinar los distintos niveles del sistema auditivo. Más adelante se las explicaremos.

El tema evidentemente es mucho más extenso de lo que en este espacio les podemos contar, naturalmente la bibliografía es mucho más densa de lo que, seguramente, se imaginan. Sólo pretendemos dar una introducción a la nueva terminología explicando de forma sencilla conceptos básicos y complejos a la vez.

Clasificación de pérdidas de audición

La pérdida auditiva es una disminución en la capacidad auditiva producida por alteraciones a cualquier nivel del sistema auditivo.

Clasificando las pérdidas auditivas según la zona del sistema auditivo que se encuentra afectada nos referimos a:

Zona afectada
Tipo de pérdida
Oído externo Conductiva o de transmisión
Oído medio Conductiva o de transmisión
Oído interno

Neurosensorial o de percepción

Oído interno+oído medio y/o externo

Mixta

Vía auditiva

Neuropatía auditiva – Retrococlear

Las consecuencias de cada tipo de pérdida tendrán distintas características y sus tratamientos también serán distintos.

La configuración o el perfil de la pérdida auditiva se refiere a cómo se ve afectada la audición en cada frecuencia y da una idea general de la curva o umbrales tonales que se reflejan en el audiograma.
Para llegar a un diagnóstico del tipo y grado de pérdida auditiva es necesario aplicar una batería de pruebas.

Causas de la pérdida auditiva

La pérdida auditiva es, por su frecuencia de aparición, una de las mayores deficiencias físicas. Se estima que alrededor de 30 de cada 1000 niños presentan algún tipo de pérdida auditiva, de distinto grado, tanto transitoria como permanente.

La mayoría de los padres se preguntan cuál es la causa de la pérdida auditiva de su hijo. Mucho nos tememos que en este espacio no podamos darles una respuesta. Las causas son muy variadas y cada caso requiere un minucioso estudio. Sin embargo existen ciertos parámetros que pueden orientarles. Les alentamos a que lo discutan con su médico.

Para las pérdidas auditivas neurosensoriales existen condiciones que pueden ser genéticas o hereditarias (aunque hasta este momento no haya nadie en la familia que presente una pérdida auditiva). El factor genético es el responsable de más del 50% de la deficiencia auditiva en los niños. Hasta hoy han sido identificados más de 400 tipos de sordera hereditaria. Algunas se acompañan de otras alteraciones (por ejemplo en riñones, visión, etc.) entonces hablamos de hipoacusias hereditarias sindrómicas. Cuando a raíz de una alteración genética sólo se presenta la sordera en forma aislada nos referimos a ella como hipoacusia hereditaria no sindrómica. La alteración en el gen de la conexina 26 es el responsable del 50% de las sorderas no sindrómicas. En la actualidad es posible realizar el test para detectar esta alteración con una simple muestra de sangre. También es posible realizar un test genético para una de las causas de la neuropatía auditiva.

Otros factores de riesgo para la aparición de la pérdida auditiva son los problemas durante el embarazo o parto (sufrimiento fetal, anoxia, hiperbilirrubinemia, etc.) distintas enfermedades virales y bacterianas durante la gestación (rubéola, citomegalovirus, toxoplasmosis) o en la infancia (meningitis, sarampión, paperas, etc), los medicamentos ototóxicos (aminoglucósidos), los traumatismos en la cabeza, las malformaciones de cabeza y cuello, etc.

Si bien no siempre es posible encontrar la causa precisa de algunos tipos de pérdida auditiva es
importante que hablen esto con su médico para que los oriente acerca de los estudios necesarios para determinarlo. Esto es parte del diagnóstico médico y conocer la causa puede muchas veces dar un pronóstico acerca de la evolución del problema como así también conocer con anticipación si pueden existir otras complicaciones asociadas.

Las causas de la pérdida auditiva son muy variadas, aunque predominan las de tipo genético. Conocer la causa de la pérdida es parte del diagnóstico médico y puede muchas veces dar un pronóstico acerca de la evolución del problema y orientar sobre otros aspectos a tener en cuenta en el desarrollo del niño.

¿Cómo se mide la pérdida auditiva?

Entendiendo el audiodiagrama

En el apartado anterior describíamos los distintos tipos de pérdida auditiva (conductiva, neurosensorial, mixta, etc., en este nos referiremos al grado de pérdida. El grado de pérdida está relacionado con la cantidad de disminución auditiva.

La intensidad o volumen del sonido se mide en dB (decibeles o decibelios). Cuando un sonido es apenas percibido por una persona con audición normal –el 50% de las veces que se presenta- decimos que se encuentra a 0 dB. Cuantos más decibleios tiene un sonido significa que es más intenso. Los sonidos del habla en una conversación promedio tienen una intensidad de entre 50 y 70 dB. En una persona con audición normal un sonido de más de 120 dB puede llegar a producir dolor. Cuantos más dB tiene la pérdida auditiva más intensidad necesitan los sonidos para ser detectados.

La altura o frecuencia de los sonidos se mide en Hz (Hertz, hertzios) o ciclos por segundo. Una persona que oye dentro del rango normal puede oír sonidos que se encuentran entre las frecuencias 20 y 20,000 Hz. Los sonidos más importantes que podemos oír cada día se encuentran en el rango de 250 a 8,000 Hz.

Debido a que no es posible hacer una evaluación con cada uno de los sonidos a los que estará expuesto su hijo en la vida real, se utilizan una serie de sonidos llamados tonos puros de diferentes frecuencias, desde las más graves a las más agudas (de las más gruesas a las más finitas), que representan casi todos los sonidos que puede percibir el oído humano y son útiles para el aprendizaje del lenguaje y la comunicación.

Este se refleja en un gráfico llamado audiograma y es lo que permite conocer el tipo y grado de pérdida auditiva. En este gráfico, las líneas horizontales reflejan los dB de intensidad, generalmente de 0 a 120 dB- mientras que las verticales señalan la Frecuencia (Hz) -generalmente de 125 a 8000 Hz-. Cuantos más Hz tiene un sonido, es más agudo, y cuantos más decibeles, más intenso o fuerte.

El audiograma de su hijo mostrará entonces los sonidos más suaves o flojos que el niño puede oír en diferentes tonalidades. Nos referiremos entonces a los umbrales tonales. Cuando se miden estos umbrales sin prótesis auditivas, generalmente se utiliza el término “restos auditivos”, señalando que es lo que le queda de audición al niño. En el caso de utilizar audífonos, nosotros preferimos llamarlo “capacidad auditiva”, porque es el potencial auditivo que el niño tiene para desarrollar con el uso de la amplificación adecuada.

audiograma

El gráfico anterior es un ejemplo de audiograma. Las cruces azules representan el oído izquierdo y los círculos rojos al oído derecho. Estos símbolos indican lo que percibe el niño por vía aérea, es decir, a través de los auriculares. Si se evalúan ambos oídos al mismo tiempo, enviando la señal por unos altavoces, se representa con un pequeño rectángulo o con otro símbolo dependiendo del examinador -puede ser un triángulo, las letras CL por campo libre, etc.-. Los símbolos con
forma de ángulo -del color correspondiente a cada oído- señalan lo que percibe el niño por vía ósea, a través de la pastilla ósea colocada detrás de cada oreja. Esto nos indica cómo recibe el oído interno el estímulo auditivo que llega a través de los huesos del cráneo.
La comparación de la percepción por vía aérea y por vía ósea ayuda a determinar si existen problemas en el oido medio. Cuando existe una diferencia entre la vía aérea y la vía ósea mayor a 10/15 dB podemos inferir que existen problemas de oído medio. Esta diferencia también es llamada gap óseo-aéreo. Si la vía ósea se encuentra a intensidades normales pero la vía aérea está descendida, hablamos de una pérdida de tipo conductivo. Cuando ambas vías están descendidas pero parejas -sin gap- hablamos de pérdidas neurosensoriales. Cuando ambas vías están descendidas y a la vez existe un gap entre ambas, se habla de una pérdida auditiva de tipo mixto.
En el caso de que aparezca un símbolo que Uds.no conozcan, soliciten a los profesionales que se lo expliquen. Si bien, los símbolos son universales, en muchas ocasiones, cada centro o profesional tienen distintos códigos para consignar lo mismo. Cada vez que le efectúen un estudio a su hijo, asegúrense de que se consignan las referencias, es decir, qué es lo que significa cada símbolo. También pidan asistencia para entender los resultados de las pruebas. Tengan en cuenta que, en muchas ocasiones, serán Uds. Quienes deberán transmitir esta información a otras personas.

Por ejemplo, en el audiograma del ejemplo, cada círculo representa la mínima intensidad que requiere un sonido de determinada frecuencia para que el niño pueda percibirlo por el oído derecho. La diferencia entre la vía aérea y la vía ósea indica que se trata de una pérdida de conducción.

Si nos fijamos en el audiograma para el oído izquierdo, la primera cruz nos indica que un sonido de 250 Hz (grave) necesita una intensidad de 20 dB (suave) para llegar a ser percibido. Mientras que si observamos la última cruz nos indica que un sonido de 8000 Hz (muy agudo) necesita 80 dB de intensidad (fuerte) para que el niño comience a oírlo en el oído izquierdo. En este caso, debido a que no existe diferencia entre la vía
aérea y la vía ósea, se trata de una pérdida perceptiva o neurosensorial.

En el audiograma se pueden ubicar distintos sonidos de la vida cotidiana de acuerdo a su intensidad y frecuencia junto con los sonidos del habla.

Por ejemplo el canto de los pájaros tiene una intensidad leve o suave en el rango de las frecuencias agudas. Esto quiere decir que es un sonido muy suave y más bien agudo. El ruido de una moto es de frecuencia grave y muy intenso.

Más adelante hablaremos sobre los sonidos del lenguaje y sus frecuencias.

Grados de pérdida auditiva

De acuerdo a la intensidad que se requiera para comenzar a oír los sonidos, los grados o niveles de pérdida auditiva se clasifican como leve, moderada, severa y profunda. Existe una relación aproximada entre el grado de pérdida auditiva en decibelios y el grado de dificultad que tienen las personas para hacer uso de su audición en la vida cotidiana. La siguiente tabla ofrece una guía basándose en los decibelios de pérdida promedio para las frecuencias 500, 1000 y 2000 Hz, el grado de pérdida auditiva, las posibles causas de la pérdida, los sonidos que podría oír el niño sin amplificación, junto con los problemas que en general acarrean tales pérdidas si no se tratan a tiempo y las opciones tecnológicas y de tratamiento que existen para paliar dichas necesidades.

Cabe descatar que esto es sólo una guía. Cada niño es único y nadie puede predecir cuál será el uso que hará de su audición con sólo observar un audiograma.

Grados de Pérdida Auditiva y Su Efecto
Umbral (dB) Fr 500 a 2000Hz Descripción Causas habituales Sonidos del habla que pueden oír sin amplificación Posibles desafíos Necesidades probables
0-15 Limites normales Todos los sonidos del habla Ninguno Ninguna
16-25 Ligera hipoacusia Pérdida conductiva por otitis serosa, perforación timpánica, membrana monomérica, timpanoesclerósis; pérdida neurosensorial Las vocales se oyen con claridad; pueden perderse algunas consonantes Posiblemente la disfunción auditiva sea transitoria. Dificultad para percibir murmullos y algunos sonidos del habla Apoyo educativo, logopedia, ubicación permanente en el aula, tratamiento médico
26-40 Hipoacusia leve Pérdida conductiva por otitis serosa, perforación timpánica, membrana monomérica, timpanoesclerósis; pérdida neurosensorial Solo algunos sonidos del habla, los mas sonoros Dificultades para el aprendizaje. Leve retraso del lenguaje. Leves problemas con el habla. Falta de atención. Audífonos, Sistema de FM en el colegio. Lectura labial, apoyo educativo, logopedia, tratamiento medico.
41-65 Hipoacusia Moderada Pérdida conductiva por otitis crónica u anomalía del oído medio, pérdida neurosensorial o mixta Pierde casi todos los sonidos del habla en una conversación normal Problemas en el habla. Retraso del lenguaje. Dificultades de aprendizaje. Falta de atención Las anteriores y sistema de Fm
66-95 Hipoacusia Severa Pérdida neurosensorial o mixta No oye las conversaciones a una intensidad normal Problemas en el habla. Retraso del lenguaje. Dificultades de aprendizaje. Falta de atención Las anteriores y sistema de Fm
>96 Sordera profunda Pérdida neurosensorial o mixta No oye el habla ni otros sonidos cotidianos Problemas en el desarrollo del lenguaje. Dificultades de aprendizaje. Falta de atención Las anteriores, probablemente deba acudir a clases especiales. Implante coclear

Existen distintas clasificaciones del grado de pérdida auditiva, distintos organismos establecen los cortes entre un nivel y otro a distintas intensidades o considerando distintas frecuencias. En general en España nos regimos por la clasificación del Bureau International de Audiophonologie o BIAP.

La pérdida auditiva se mide de acuerdo a la intensidad necesaria para llegar a detectar los sonidos en determinadas frecuencias y esto se vuelca en un gráfico llamado audiograma. De acuerdo al nivel de pérdida auditiva promedio en las frecuencias 500, 1000, 2000 y 4000 podemos clasificar a las hipoacusias según el siguiente cuadro.

Grado de Pérdida Auditiva Acrónimo Pérdida en dB promedio de las frecuencias 500, 1000, 2000 y 4000Hz
Audición Normal Menor o igual a 20dB
Deficiencia Auditiva Ligera o Leve DAL Entre 21 y 40dB
Deficiencia Auditiva Media o Moderada DAM 1º grado entre 41 y 55dB
2º grado: entre 56 y 70dB
Deficiencia Auditiva Severa DAS 1º grado: entre 71 y 80dB
2º grado: entre 81 y 90dB
Deficiencia Auditiva Profunda DAP 1º grado: entre 91 y 100dB
2º grado: entre 101 y 110 dB
3º grado: entre 111 y 119dB
Sordera o Cofosis 120dB

Cada grado de pérdida auditiva conllevará unas necesidades protésicas y educativas determinadas pero sólo la valoración individual de cada niño nos informará de cuáles son sus necesidades y los pasos a seguir.

La mejor solución en caso de desenfoque auditivo es hacer una revisión auditiva gratuita en nuestros centros de Sarria o Lugo, puedes probar tus nuevos audífonos gratis durante 15 días, además podemos hacer tu audífono a medida, pequeño, cómodo y casi invisble. Estrena tus nuevos audífonos desde 29€/mes.

testimonial-team (Demo)
JACK BEAR
Marketing Manager

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco

testimonial-team (Demo)
MARCUS FIELDS
Marketing Manager

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco