Evidencia científica: control de miopía

Evidencia científica en el control de miopía

La miopía es una ametropía caracterizada por presentar una potencia refractiva excesiva de que manera que, en ausencia de la acomodación, los rayos paralelos provenientes del infinito, una vez que han atravesado el sistema óptico ocular, convergen en un punto por delante de la retina. (1)

La miopía es considerada un problema significativo de salud pública y su prevalencia está aumentando de forma continua. Según Brien A et al. (3) Se estima que en 2050 haya 4758 millones de personas con miopía (49,8% de la población mundial) y 938 millones de personas con miopía alta, lo que supone un 9,8% de la población mundial.(2)

Se han probado numerosos tratamientos para intentar ralentizar la progresión de la miopía, aunque muchos de ellos con un éxito limitado. Entre ellos, destacan la hipocorrección con lentes oftálmicas, el uso de gafas bifocales y/o multifocales (PALs), gafas con desenfoque periférico, lentes de contacto (LC) blandas o progresivas, LC permeables al gas (RPG), ortoqueratología nocturna, fármacos como la atropina, y otros métodos no ópticos. (3)

Actualmente, podemos decir que la ortoqueratología nocturna es una de las especialidades contactológicas con una base científica más sólida. (4) Son muchos los estudios que han puesto de manifiesto su efectividad en el control de la progresión de la miopía.(5,6,7) Esta técnica permite reducir o eliminar el error refractivo de forma temporal mediante el uso de LC RPG especiales. Estas LC se utilizan durante la noche mientras el paciente duerme, provocando un aplanamiento de la córnea central y un engrosamiento de la media periferia corneal, lo cual permite una visión nítida durante el día sin necesidad de ninguna corrección óptica.(4) 

En este enlace podréis ver un meta-análisis llevado a cabo por Ruiz Pomeda, A et al.(3) En el que se lleva a cabo una descripción de las diferentes técnicas empleadas para el control de miopía, así como su eficacia: https://www.cgcoo.es/ediciones/mayo-2016 

 

Referencias:

  1. Martín Herranz, R., & Vecilla Antolínez, G. (2011). Manual de optometría. Madrid: Editorial Médica Panamericana.
  2. Holden BA, Fricke TR, Wilson DA, Jong M, Naidoo KS, Sankaridurg P, et al. Global Prevalence of Myopia and High Myopia and Temporal Trends from 2000 through 2050. Ophthalmology. 2016;123(5):1036-42. 
  3. Ruiz Pomeda, A., Prieto Garrido, F. L., & Villa Collar, C. (2016). Intervenciones para ralentizar la progresión de la miopía en niños. Resultados de meta-análisis.
  4. Collar, C. V., & González-Méijome, J. M. (2006). Ortoqueratología nocturna. Colegio Nacional de Opticos-Optometristas.
  5. Walline, J. J., Jones, L. A., & Sinnott, L. T. (2009). Corneal reshaping and myopia progression. British Journal of Ophthalmology93(9), 1181-1185.
  6. Hiraoka, T., Kakita, T., Okamoto, F., Takahashi, H., & Oshika, T. (2012). Long-term effect of overnight orthokeratology on axial length elongation in childhood myopia: a 5-year follow-up study. Investigative ophthalmology & visual science53(7), 3913-3919
  7. Santodomingo-Rubido, J., Villa-Collar, C., Gilmartin, B., Gutiérrez-Ortega, R., & Sugimoto, K. (2017). Long-term efficacy of orthokeratology contact lens wear in controlling the progression of childhood myopia. Current eye research42(5), 713-720.