VISIÓN INFANTIL

Evita problemas escolares cuidando la visión de tus hijos.
Visión infantil

El setenta por ciento de los problemas de aprendizaje en edad escolar, están relacionados con deficiencias visuales, por eso debemos empezar a cuidar nuestra vista desde la edad más temprana, detectar posibles problemas visuales en niños, permitirá un adecuado desarrollo de su sistema visual y rendimiento escolar. La evaluación del sistema visual en niños requiere protocolos de actuación específicos y pruebas adecuadas a su edad.

vision-infantil
PIDE TU CITA

Al usar este formulario aceptas el almacenamiento y gestión de tus datos por parte de esta web. Los utilizaremos para responder a tus requerimientos. Puedes darte de baja en cualquier momento
Puedes consultar las condiciones en Política de privacidad.

Tipos de
EVALUACIONES

Evaluación optométrica de eficacia
  • Salud ocular
  • Agudeza visual
  • Motilidad ocular
  • Refracción
  • Binocularidad
  • Acomodación
  • Test de color
  • Test de visión 3D
Evaluación del desarrollo neurológico y motor
  • Lectoescritura
  • Lateraliodad
  • Coordinación
Evaluación habilidades visio-perceptivas
  • Discriminación
  • Memoria visual
  • Relaciones visio-espaciales

REFLEJOS PRIMITIVOS

reflejos-primitivos-02

Los reflejos primitivos del recién nacido son movimientos repetitivos e involuntarios en respuesta a estímulos sensoriales, que nos aseguran la supervivencia, la protección por parte de los padres, y el desarrollo motor.

Son responsables del control de la cabeza, la postura, el movimiento y la integración sensorial.

A través de ellos se controla y desarrolla la actividad motora del bebé, desde su nacimiento y durante el primer año de vida. Con ello se produce el desarrollo neurológico, cerebral y del sistema nervioso.

A medida que tu hijo descubre el movimiento, desarrolla el sistema nervioso y comienza el aprendizaje. Su objetivo en este proceso es alcanzar la bipedestación y caminar, pero no tenemos que tener prisa en que lo logre.

Un buen desarrollo de su etapa por el suelo, conllevará una mejor organización y desarrollo cerebral. Por eso resulta muy importante que cada etapa se produzca, se desarrolle y se integre debidamente, para que alcance su objetivo sin saltarse ninguna fase.

Los reflejos primitivos estimulan el cerebro para mejorar la atención, el control de los impulsos, el desarrollo de las emociones, la memoria a corto y largo plazo, la memoria secuencial, la posición espacial y la lateralidad.

Los reflejos primitivos dan paso a los reflejos posturales que de por vida nos darán el equilibrio permitiendo el movimiento, así como el bienestar físico y emocional.

Además están presentes cuando hay dificultades con la visión, el habla, y el comportamiento.

Desde el nacimiento hasta los 5- 6 meses el cerebro del bebé se centra en las funciones vitales e iniciar el tono muscular. Desde ahí hasta el año de vida integra los reflejos primitivos y automatiza lo que ha aprendido. En torno a los 3 años inicia el aprendizaje a través del juego. Cuando alcanza los 6-7 años ya trabaja con funciones superiores como la ejecutiva, planificación, control de impulsos y atención sostenida.

Cuando tu hijo se salta etapas tan necesarias como el gateo, puede que algunos de estos reflejos primitivos no se hayan dado o no hayan cumplido correctamente su función, lo que puede provocar dificultades con la lectura, la escritura, la atención y el aprendizaje.

A menudo encontramos niños en los que muchos de estos reflejos permanecen activos, y esto hace que veamos niños a los que les cuesta permanecer sentados, atentos en el aula o leer con fluidez.

Desde la estimulación temprana se realizan actividades dirigidas a niños con trastornos hasta los 6 años, dónde se encuentra la franja de mayor plasticidad cerebral.

En la etapa de educación infantil, entre los 3 y 5 años, se debe trabajar la psicomotricidad para preparar el cerebro del niño, para el desarrollo de la lecto-escritura, en la etapa de educación primaria.

Las actividades motrices como Judo, Yoga o psicomotricidad ayudan en el desarrollo de las funciones motoras, cognitivas y sensitivas.

Para lograr la integración de los reflejos primitivos, los bebés repiten rítmicamente una serie de movimientos. Basándose en el estudio de estos movimientos se desarrolló el libro de “Terapia de movimiento rítmico”, de Harald Blomberg.

En el desarrollo de esta terapia utiliza movimientos pasivos y activos, para lograr las conexiones y las vías neuronales necesarias para la maduración física y emocional.

A través de la Terapia de Movimiento Rítmico, se proporciona estimulación sensorial (propioceptiva y táctil) y vestibular (equilibrio).

Se pueden beneficiar de este tratamiento tanto niños como adolescentes y adultos. Ya que gracias a la plasticidad cerebral, siempre podemos aprender nuevas conexiones.

Las mejores etapas son en la infancia, pero también en la adolescencia, ya que en esta etapa se produce una reorganización cerebral del futuro adulto.

opiniones-clientes
Soledad
55 años

En casa todos tenemos miopía y mi hijo de 7 años ya tiene 3 dioptrías, temíamos que acabara como nosotros hasta que conocimos las lentillas CRT, ahora Martín es un niño feliz libre de gafas

opiniones-clientes
Juan José
36 años

Mi hijo de 12 años se cansaba muy rápido cuando leía, se distraía fácilmente, era muy bueno en matemáticas pero en lengua le costaba demasiado, impresionante los resultados de la terapia visual, no imaginábamos que nuestro hijo a pesar de no necesitar gafas tuviese que entrenar sus ojos

opiniones-clientes
Raquel
40 años

Cuando fui hacer mi chequeo visual al centro de Lugo, gracias a la OCT me detectaron a tiempo un principio de glaucoma que ahora me están tratando en el hospital, muchas gracias

WhatsApp
WhatsApp